jueves, 19 de enero de 2012

El nunca lo haría

Ayer, con motivo del partido Madrid – Barça, salí con mi hermano a un bar cercano a mi casa para ver dicho partido.

Una vez que el partido acabó y volvimos a casa vimos en mi portal un perrito (la raza no la se, ya que no entiendo mucho) que tenía toda la pinta de estar abandonado. Cuando nos íbamos acercando se puso a dar vueltas alrededor nuestro y nos miraba con unos ojitos que siempre se me quedarán grabados. Cuando nos aproximamos al portal y vio que sacábamos las llaves se puso en primera fila para entrar y cuando lo abrimos, efectivamente, entró. Nos hubiera seguido hasta mi casa si no lo hubiéramos evitado.

A mi no me hubiese importado llevármelo, pero no podía ser. Llamé a la perrera municipal para que se hicieran cargo pero a esas horas (serían las doce menos algo de la noche) estaba cerrado y nadie me respondía al teléfono.

Con todo el dolor de mi corazón abrí el portal y, mediante engaños, lo saqué. Mientras cogíamos el ascensor el perro seguía mirándonos con esa mirada suya que tanta pena me daba. Como he dicho no me hubiese importado llevármelo pero no podía ser ya que a una persona muy cercana a mi le dan alergia.

Cuando subí a mi casa, y miré por la ventana para ver si aún seguía, ya no estaba. Espero que alguien se hiciera cargo de él y que a partir de ese momento le vaya todo bien.

Se que actúe mal, pero era la primera vez que me pasaba tal cosa y estaba bastante pez. Ahora, mirando un poco en Internet sobre el tema ya sabría como actuar la próxima vez, aunque espero que no haya próxima vez.

¿Quién es capaz de abandonar a un animal que durante un tiempo te ha hecho compañía y te ha dado alguna que otra alegría? No deja de venirme a la mente aquel eslogan de una campaña que, precisamente, luchaba contra los abandonos de canes: “El nunca lo haría”

A veces no me queda claro quien es mas animal, si el perro o el dueño.

7 comentarios:

Nineve dijo...

Lo malo es que la perrera municipal no se hace cargo mucho tiempo, y si nadie lo reclama lo terminan sacrificando. Lo mejor en estos casos es avisar a una sociedad protectora de animales, a ver si lo pueden acoger, aunque es difícil, porque por desgracia suelen estar más que llenas.

Perséfone dijo...

Qué lástima.

Yo también espero que el pobre animal fuera a dar con alguien que pudiera hacerse cargo de él.

No sé cómo puede haber gente tan bastarda por la vida.

Un saludo.

ertxo dijo...

¿Y cómo sabemos que estaba abandonado? ¿Cómo sabemos que no se ha escapado?¿O qué se ha perdido?

Ver un perro en la calle no quiere decir que haya sido abandonado.

Puede haber mil explicaciones para que ese perro este dando vueltas por ahí.

Aprendiz dijo...

Puff yo no puedo ver el Barça-Madrid, me pongo hasta mala...

Pues aun a riesgo de ser criticada, a mi esa situación no me da tanta pena. Nunca recogería un animal abandonado ni me preocuparía de llamar a la perrera ni nada.

Y tampoco sé si criticaría a alguien que abandonara a su perro. Es verdad que se supone que si alguien tiene una mascota la va a cuidar, ¿¿pero si llega un momento en que se hartan de ella qué van a hacer??

A mí en realidad los perros abandonados lo que me dan es miedo me vayan a hacer algo.

trija dijo...

Muy buenas, Aprendiz:

Yo creo que si te hartas de tu perro (oye, tambien puede ser) hay mil formas de deshacerte de él: darlo en adopción, llevarlo a una perrera/asociación protectora o, como ultimísimo recurso, que un veterinario lo sacrificara. Pero jamás lo abandonaría.

A mi si me dio muchísima pena porque, a fin de cuentas, es un ser vivo mas.

Divina Pagana dijo...

No te sientas nada mal! Hiciste lo que pudiste. Me ha encantado tu post, muy auténtico!

trija dijo...

Muy buenas, Divina Pagana:

Muchísimas gracias por tu comentario y por tu cumplido ;). Comentarios así son los que me animan a seguir escribiendo.

Un saludo.